¿Qué traje de buceo me compro?

¿Quieres comprarte un traje de buceo y no sabes cuál? En este artículo te damos algunas claves para ayudarte a tomar la mejor decisión.

En primer lugar, y aunque posiblemente ya lo sepas, empecemos por los conceptos básicos. El traje es una parte fundamental de nuestro equipo de buceo ya que nos va a proteger del medio al que nos estamos exponiendo en cada inmersión. Además de protegerte de posibles daños y lesiones por contacto, la función principal de tu traje es mantenerte en calor, incluso en los climas más cálidos y tropicales.

Tipos de trajes

En el mercado vas a encontrar dos tipos distintos de trajes de buceo: trajes húmedos y trajes secos.

Trajes húmedos (wetsuits)

Los llamados trajes húmedos (wetsuit, en inglés) son todos aquellos en los que, entre el traje y mi cuerpo, hay siempre una fina capa de agua que será la encargada de mantener mi pérdida de calor al mínimo posible. En decir, evitar que pase frío durante la inmersión. Estos son los trajes más habituales en buceo recreativo y en los que este artículo se centra, además de los que vas a ver usándose en otros deportes acuáticos como el surf o la natación en aguas abiertas.

Trajes secos (drysuits)

En segundo lugar, en buceo encontramos otro tipo de traje, los llamados trajes secos. A diferencia de los húmedos, en los que encontramos una capa de agua entre el cuerpo y el traje, en los trajes secos lo que encontramos en aire. Por tanto, son capaces de mantenerme totalmente seco durante la inmersión.

Este tipo de traje es más costoso que el húmedo, menos habitual en buceo recreativo (a no ser que hablemos de aguas muy frías) y hay que tener ciertos conocimientos básicos para poder usarlo (de hecho, hay una especialidad tanto de PADI como de SSI que consiste en aprender a usar el traje seco). Son trajes pensados para climas muy fríos o para buceadores que pasan largos períodos de tiempo bajo el agua (como sucede en buceo técnico, por ejemplo).

Traje seco
Ejemplos de dos buceadores portando un traje seco

Trajes semisecos y otras variantes

Además de trajes húmedos y secos, y hablando específicamente de buceo recreativo, es posible que hayas oído hablar también de los trajes semisecos, cuyo objetivo es reducir al máximo la entrada y circulación de agua dentro de tu traje. Suele estar dotados con manguitos en brazos, piernas y cuello, portan una cremallera estanca que puede ser frontal o trasera, y a menudo están recubiertos en su interior con materiales que favorecen la conservación del calor corporal.

Sin embargo, a efectos prácticos, y volviendo a la distinción básica entre húmedo (agua) y seco (aire), los trajes semisecos no dejan de ser trajes húmedos. Además, verás que con el tiempo y el uso irán perdiendo su condición de semi seco para convertirse prácticamente en húmedos (por lo que es muy importante un muy buen cuidado del traje, siempre).

Por último, cada vez son más los buceadores que, en condiciones de agua fría o incluso templada, optan por trajes húmedos de dos piezas, en concreto los que en su origen estaban pensados para la práctica de pesca submarina. Son trajes de neopreno, húmedos, pero de dos piezas separadas, una para las piernas y las caderas (algunos llegan a cubrirte el torso, como si fuera un peto) y otra para el torso y los brazos. Estos trajes son más incómodos de poner ya que tienden a ir muy pegados al cuerpo, lo cual es algo engorroso y a menudo requiere usar algún tipo de lubricante para poder ponérselos (generalmente agua con jabón), aunque también por ello ofrecen una protección térmica excelente.

Traje húmedo de dos piezas
Traje húmedo de dos piezas

¿Qué traje voy a necesitar o cuál debería comprar?

La respuesta es bastante sencilla, más allá de qué modelo o marca elegir, porque no hay tantas opciones en cuanto a prestaciones o tipos.

La temperatura del agua en la que buceas es la que va a determinar el tipo de traje que deberías buscar, fundamentalmente en lo que se refiere al grosor

Sin embargo, lo primero que debes preguntarte es si realmente necesitas comprarte un traje. Sobre todo si hablamos de semisecos o secos, son artículos caros, así que la clave va a estar en el uso que le vayas a dar.

Algo a tener en cuenta es que si te gusta bucear en distintas partes del mundo, y además lo haces de forma esporádica, vas a encontrar diferentes temperaturas en diferentes lugares, por lo que, dependiendo del destino, es posible que tus necesidades en cuanto a traje cambien. Por tanto, ya no te serviría el mismo traje para bucear en Azores, en Canarias, en Egipto o en Tailandia. Además, el traje puede ser algo tedioso y pesado de transportar, motivo por el cual muchos buceadores viajan con su equipo de buceo completo a excepción del traje, que usan uno de la escuela o centro de buceo donde vayan a bucear.

Dicho esto, hay muchísimos buceadores y buceadores con uno o más trajes de buceo en su armario. Si tu bolsillo lo permite, si vives en algún punto del planeta donde puedes bucear con asiduidad, o si las condiciones de temperatura siempre son similares (porque siempre viajas y buceas en un mismo sitio o en sitios similares), entonces puede que llegues a la conclusión acertada de que merece la pena tener tu propio traje. No hay nada como tener tu propio equipo al completo.

Cómo elegir el traje

Una vez tomada la decisión de comprarte un traje, veamos cómo podemos elegir qué traje comprar. Lo primero que hemos de decidir es qué tipo de traje buscamos. Es decir, húmedo o seco. En el caso de que la opción escogida sea un traje húmedo, entonces la pregunta del millón será de qué grosor.

Este es un tema que, a mí particularmente, me resulta algo difícil ya que cada persona es diferente (de muy frioleros a muy calurosos). Yo soy especialmente friolero, por lo que siempre he necesitado algún milímetro más que el resto de mis compañeros, incluso en aguas tropicales. Aun así, podemos establecer unos baremos medios que nos puedan servir como punto de partida.

Si buceas en aguas muy frías, es decir, todo lo que esté por debajo de 12ºC, el traje seco es innegociable. Sería el caso de bucear en la mayor parte de las costas de Reino Unido e incluso en las costas del mar Cantábrico en invierno, por citar algunos ejemplos. Siempre encontrarás a quien te diga que se puede bucear sin problema con un traje semi seco de 7mm, pero has de entender que no es lo normal.
Si buceas en aguas frías, es decir, todo lo que empieza a estar por debajo de 18ºC, el traje seco es habitual, así como el traje semiseco, que suele ser de 7-8mm. Encontrarás, aún así, que los centros de buceo te ofrecerán trajes húmedos de 7mm con capucha. Quizá para una inmersión esporádica pueda ser suficiente, si además vas con algo de protección adicional (chaleco, capucha, guantes y botines), pero para bucear con asiduidad en aguas de menos de 18ºC, vas a necesitar un traje seco o, al menos, un buen traje semiseco de 7-8mm (y puede que aún así pases frío).
Por encima de 18ºC hasta los 22ºC aproximadamente, entramos en la zona de trajes húmedos gruesos, de 7mm idealmente, y de los semisecos ya mencionados. Si vas a bucear a Canarias, por ejemplo, donde la temperatura media es de unos 20-22ºC, en la mayoría de los centros de buceo encontrarás trajes de neopreno de 7mm. También encontrarás quien bucea con traje seco incluso con temperaturas en torno a los 20ºC, aunque, en este caso, tampoco esto sería lo habitual (a no ser que hablemos de buceo técnico).
Por encima de 22ºC-23ºC, entramos en el territorio de los trajes húmedo de menor grosor, progresivamente, dependiendo de cada uno. Si te vas a los 24-25ºC que encontrarás en algunas partes del Mediterráneo en verano (su temperatura más alta), o incluso en destinos populares como Nusa Penida en Indonesia, donde la temperatura puede bajar hasta los 22-24ºC a pesar de estar en el trópico, vas a optar seguramente por un 5mm. Dicho esto, encontrarás gente que aún buceando en aguas templadas, en torno a 22-24ºC, sigue buceando con 7mm.
En aguas cálidas, con temperaturas por encima de 27ºC, tu mejor opción, y la más popular, será la del traje húmedo de 3mm, ya sea largo o corto (shorty). Para los más calurosos, o en el caso de buceo en aguas muy cálidas (en torno a 29-31ºC), la otra opción puede ser vestir únicamente una licra (por protección), y una bañador. En la mayoría de centros de buceo de zonas cálidas, encontrarás que la opción más habitual es la de un shorty de 3mm.
Poniendo a un servidor como ejemplo, que tiendo a pasar frío, tanto debajo del agua como en superficie, esta sería mi selección.

Si buceo en aguas templadas (en torno a 20-22ºC), estoy cómodo con un semi seco de 7mm o un húmedo de al menos 8mm, además de licra o alguna protección extra para el torso, guantes de neopreno y capucha.

Si buceo en aguas muy cálidas, en torno a 28-30ºC, estoy bien con un traje largo de 3mm. En alguna ocasión, con el agua rozando los 31ºC, he buceado en bañador y licra, únicamente, y lo he disfrutado.

Una vez más, depende de cada uno, de lo acostumbrados que estemos al frío y, entre otros factores, de la cantidad de grasa corporal que tengas. Dicho de forma simple, cuanto mayor porcentaje de grasa corporal, menor será la tendencia a pasar frío.

¿Entonces, qué conclusión saco y qué traje me recomiendas?

Una vez tengas claro el tipo de traje que necesitas, ya puedes entrar a valorar las distintas alternativas que te ofrecen los distintos fabricantes y los distintos modelos, que por suerte no son tantos.

Por ejemplo, si buscas un traje húmedo de 7mm, encontrarás que, generalmente, cada fabricante tiene uno o dos modelos de ese grosor en su oferta. Aquí entramos en el terreno del precio, ya que unos modelos pueden ser más caros que otros en función de los materiales y de las prestaciones del traje, además de la marca, que también hay algunas que tienden a ser más caras que otras.

Mi recomendación es que hagas un pequeño análisis de mercado para entender en qué rangos de precio se mueven los distintos fabricantes para el mismo tipo de traje. Una vez hecho esto, me fijaría un límite de gasto en base a mi poder adquisitivo. Al final, fijado un tipo de traje y un grosor, será una combinación de precio, diseño y prestaciones del traje (como que tenga o no un bolsillo integrado, el tipo de capucha, las costuras termo-selladas o que la cremallera se encuentra en la parte frontal o trasera).

Para finalizar, te dejo alguna recomendaciones personales, basadas en mi experiencia personal y opiniones de otros compañeros y compañeras, lo que en ningún caso significa que no vayas a encontrar otras opciones que te gusten más, ya sea por precio, diseño o estilo.

Para aguas cálidas, si buscas un traje de 3mm que sea lo más barato posible, me quedo con el Cressi Morea o un Aqualung Hydroflex, cuyo precio está un poco por encima de 100€. Si no te importa gastar un poco más, yo echaría un vistazo al Scubapro Definition, cuyo precio sube ya por encima de 200€.
Para un húmedo de 5mm, quizá optaría por un Mares Pioneer, que no supondría una gran inversión (el precio ronda los 200-250€) y tiene buenísimas revisiones.
Si vas a optar por un traje de 7mm, yo, personalmente, optaría siempre por un semiseco de 7mm. Me gustan el Cressi Ice, que porta un bolsillo integrado y capulla separada del traje, y el Apeks Thermiq ADV, de 7-8mm, con dos bolsillos y capucha integrada, ambos ya por encima de los 500€ (aunque se encuentran buenas ofertas, de vez en cuando).
Otra opción muy buena para agua fría es el Cressi Fisterra 8mm, de dos piezas. Es más barato que un semiseco y ofrece una protección térmica excepcional.

¿Te ha gustado este artículo? Compártelo para que pueda llegar a más gente.

Nota de House Reef: Todo lo anteriormente expuesto son opiniones personales o redacciones independientes de nuestros redactores, basadas en su experiencia y su propio conocimiento sobre la materia. Si algo no se ajusta a la realidad o si tienes una opinion distinta al respecto, y te gustaría hacérnosla saber, entonces, por favor, no dudes en ponerte en contacto con nosotros.

TODAS NUESTRAS CATEGORÍAS

ÚNETE AHORA A HOUSE REEF

Blog de buceo

Guías completas

Viajes y Ofertas

Crea comunidad

ARTÍCULOS DESTACADOS