Por qué bucear es una inversión única en tu salud física y mental

Bucear es un deporte que enamora. Ya sea por el contacto con el océano, por amor a la vida marina o por simple disfrute, son muchísimas las personas que se sienten obsesionadas o atrapadas por el mundo submarino. De hecho, es un deporte que tiene la capacidad única de transformar y revolucionar vidas, ya que son muchas las personas a las que el buceo les cambió la vida, de un modo u otro.

La pregunta es, ¿qué tiene el buceo que lo hace tan especial y diferente? La clave puede estar en sus múltiples beneficios para la salud, tanto física como mental. En definitiva, en un mundo cambiante y complejo como el de hoy en día, bucear te hace simplemente sentir mejor.

Beneficios del buceo

En internet hay muchísimas fuentes y páginas, principalmente de centros de buceo o empresas relacionas, en la que se enumeran y explican todas las ventajas de bucear, generalmente en forma de beneficios para tu salud. Algunas de las más populares y consensuadas son el ejercicio físico, combatir el estrés e incluso impulsar tus relaciones sociales.

¿Habladurías con fines de marketing o verdades comprobadas?

Pero, ¿qué hay de verdad en todo ello? Como ahora veremos, hay algunos beneficios que son simplemente obvios, principalmente porque los podemos experimentar en primera persona. Otros tantos se basan también en la propia experiencia y los testimonios consensuados de un sinfín de buceadores y buceadoras que claman haberse sentido de una manera u otra, o haber mejorado en un aspecto determinado gracias al buceo.

Bien es cierto afirmar que, en algunos casos, faltan estudios concluyentes que también puedan respaldar algunos de los beneficios que podrían ser más transformadores, como son el aumento de los niveles de dopamina y serotonina (las hormonas de la felicidad), combatir el estrés crónico o reducir el riesgo de enfermedades cardiovasculares.

Como en todo, existirán también detractores del submarinismo, alegando una serie de dolencias y riesgos derivados de la práctica del buceo. Más allá de que, indudablemente, hay también elementos a tener en cuenta, ya que el buceo es un deporte de riesgo en el que nos estamos exponiendo a un medio hiperbárico (alta presión), lo cierto es que los beneficios directos y tangibles de bucear decantan la balanza a su favor de forma incontestable.

Por último, más allá de destacar un beneficio en concreto, lo que hace del buceo un deporte sin igual es la combinación de todos ellos, incitando además a una vida equilibrada y saludable.

Vamos a ver cuáles son los más importantes, uno por uno.

Beneficios para tu cuerpo y tu estado físico

1. Activación y tonificación muscular

Pese a no ser un deporte que requiera constantemente unas altas dosis de intensidad puntual (como puede ser el surf) o suponga un ejercio de cardio prologando (como una carrera de natación), durante una mañana de buceo vamos a estar activando y ejercitando todo nuestro cuerpo de forma casi constante, quemando calorías y tonificando nuestros músculos durante la inmersión.

En primer lugar, en los intervalos durante inmersiones o incluso en los espacios de tiempo que las preceden y suceden, hay una activación. Montando y preparando el equipo, cargando y moviendo tanques, accediendo a la playa o subiendo a las embarcaciones, nadando en superficie, etc. En definitiva, bucear nos exige estar en movimiento.

En segundo lugar, durante la inmersión vamos a ejercitar y tonificar todos nuestros músculos. Por ejemplo, mantener una buena flotabilidad en una posición adecuada requiere un esfuerzo abdominal y va a fortalecer nuestro core. También vencer la resistencia del agua o incluso nada a contracorriente es un ejercicio intenso para nuestras piernas, además de aumentar nuestra resistencia física y mejorar nuestra función cardiovascular (como veremos más adelante).

2. Trabajar la psicomotricidad: coordinación y flexibilidad

Bucear require de una serie de movimientos distintos a los de cualquier otro deporte. Ni siquiera la natación se asemeja, ya que en buceo evitamos usar las manos y los brazos para movernos, delengando el peso de la acción a nuestro aleteo, que tiene que ser coordinado y lento.

Además, nos estamos exponiendo a un medio nuevo en el que experimentamos la sensación de ingravidez característica del buceo, por lo que mantener una buena flotabilidad y desplazarnos en el agua es un gran reto psicomotriz, siendo necesario adoptar posturas específicas que van a trabajar nuestros músculos y a mejorar nuestra flexibilidad.

3. Fortalecimiento cardiovascular

Pese a que es un tema que puede generar cierta controversia, hay una serie de factores que, bajo determinadas condiciones, sí pueden fortalecer nuestro sistema cardiovascular.

Como veremos, uno de los mayores beneficios del buceo es su capacidad de reducir los niveles de estrés y fomentar la sesación de relajación. Cuando nuestro cuerpo se relaja, al compás de una respiración lenta y profunda, con movimientos suaves y coordinados, disminuyen los niveles de estrés, y, por consiguiente, puede favorecer una disminución de la presión arterial. Es por ello que en algunos medios encontrarás que bucear podría ser una opción buena para personas que sufren de hipertensión.

Además, como ya hemos visto, durante el buceo estamos ejercitando nuestro cuerpo que, como cualquier ejercicio de intensidad moderada y sostenida, es áltamente beneficioso para el corazón, fortaleciendo también la circulación de la sangre, que trabaja para hacer llegar a los músculos el oxígeno que demandan durante la actvidad física.

Por otra parte, al estar en un medio hiperbárico, sabemos que estamos exponiendo nuestros tejidos a un gradiente de presión, lo cual en sí favorece la circulación de la sangre y aumenta la irrigación de los tejidos con sangre rica en oxígeno.

La voz del sentido común…

Indudablemente, hay también que ser cautos ya que, lamentablemente, se han dado también episodios de infartos u otras dolencias relacionadas con el sistema cardiovascular durante o después del buceo.

Luchar en exceso contra una fuerte corriente para la que no estábamos preparados, tener un sobrepeso que nos limite los movimientos en el agua o un encuentro inesperado con un tiburón blanco, pueden derivar en una urgencia y, desde luego, no favorece la sensación de relajación ni la disminución del estrés. Sin embargo, son episodios aislados que deben ser prevenidos en la medida de lo posible.

4. Exposición solar y vitamina D

Otro de los beneficios más aclamados es la exposición solar, ya que ésta es sinónimo de vitamina D para nuestro cuerpo, un nutriente fundamental para la absorción de calcio y, por tanto, para la salud de nuestros huesos. Si bien podemos obtener la vitamina D necesaria a través de nuestra dieta, en ocasiones no resulta del todo sencillo, por lo que una exposición moderada al sol nos va a aportar un suplemento adicional que nos puede venir de maravilla.

Dicho esto, algo también importante a recalcar es la necesidad de proteger la piel o evitar una exposición prolongada que no derive en otras dolencias o enfermedades graves. Por tanto, a pesar del enorme beneficio que supone la exposición solar, es importante que sea moderada y, en definitiva, con sentido común. Y esto es, precisamente, lo que te aporta una sesión de buceo al aire libre, ya que la exposión no es constante o directa durante un periodo prolongado de tiempo.

5. Liberación de hormonas relacionadas con el estado de ánimo y el bienestar

En numerosos medios apuntan a que el buceo fomenta la liberación de endorfinas, dopamina y serotonina, tres hormonas que (junto con la oxitocina) están directamente relacionadas con nuestro estado de ánimo y con la sensación de relajación y bienestar.

Esto se debe principalmente a lo que requiere, demanda y significa una inmersión de buceo, o el buceo en sí como hobby o deporte, tanto física como emocionalmente. La sensación de superación y de logro, sumado al ejercicio físico que implica, en un entono natural y de relajación, genera unas condiciones ideales que estimulan la producción de las citadas hormonas.

Beneficios para tu mente y tu estado emocional

1. Autoestima y confianza en uno mismo

Bucear es un deporte de riesgo, a veces exigente, que conlleva en muchos casos un esfuerzo enorme de superación. Para muchas personas que lo practican por primera vez, supone un gran reto y, en definitiva, abandonar su zona de confort para adentrarse en lo desconocido.

Es precisamente por ello que una experiencia positiva de buceo supone un estímulo enorme de autoestima, dotándote de una placentera sensación de superación una vez te has visto capaz de hacer lo que antes dudabas. Con la práctica, y a medida que vamos mejorando nuestra habilidades y sintiéndonos mejor en el agua, vamos también aumenando nuestra confianza en nosotros mismos.

Bucear es también una actividad única para desbloquer miedos y barreras ocultas, ya sea a las profundidades del océano, a la inmensidad del azul, a la vida marina o incluso a estar solos, sin poder hablar con nadie que no sea uno mismo. Una vez más, al salir de tu zona de confort y enfrentarte a tus miedos de forma directa en un entorno tan positivo como es el medio marino, hace que nos sintamos más capaces, y así mejore la confianza en nosotros mismos, generando dosis muy positivas de autoestima.

2. Potenciar la concentración y cultivar la atención

Una vez sumergidos en el agua, nos adentramos en un mundo totalmente distinto al que estamos acostumbrados. Al estar rodeados de todo tipo de estímulos sensoriales, además del reto físico que supone, hemos de mantenernos más alerta que nunca. Es decir, requiere una enorme concentración, sobre todo si estamos aún iniciándonos.

Esto nos lleva a un estado de atención plena que quizá nunca antes habíamos experimentado, dejando a un lado todos nuestros pensamientos para centrarnos únicamente en lo que acontece aquí y ahora, a nuestro alrededor. Esto ayuda a desarrollar una mayor consciencia y, a la larga, podría ser beneficioso para nuestro estado emocional y mental.

3. Reducir el estrés y combatir la ansiedad

Es bien sabido que bucear tiene un efecto positivo sobre nuestros niveles de estrés, habiéndose realizado estudios al respecto que afirman haber encontrado una correlación directa entre la práctica habitual del submarinisimo y unos niveles inferiores de estrés, sobre todo en los momentos posteriores a la inmersión.

Esto, para todo aquel o aquella que bucee con asiduidad, es also que seguro le resulta familiar, ya que somos muchas las personas que hemos experimentado esa sensación de auténtica liberación, paz y bienestar justo después de bucear. Analizándolo con detenimiento, esto se debe a una serie de factores clave que, a su vez, están relacionados unos con otros.

En primer lugar, encontramos la conexión con el medio natural, algo que es y siempre ha sido tremendamente sanador para el ser humano.

En segundo lugar, bucear require prestar total atención a nuestra respiración, con inalaciones profundas y pausadas. Al estar más presentes, contectados con el mundo natural, prestando atención a nuestra respiración, reducimos nuestro nivel de estrés. Bucear es para muchos, en definitiva, una forma alternativa de meditación que ayuda a reducir además los niveles de ansiedad.

4. Sentido de conexión con la naturaleza

Como ya apuntábamos en el apartado anterior, bucear nos permite estar conectados de una forma directa, pura y viva con la naturaleza. Y, en concreto, con el medio marino y la vida que lo habita.

Esto, además, nos aporta una sensación de exploración que alimenta nuestra autoestima y nuestra conexión con el resto de compañeros y compañeras de buceo. En definitiva, el mundo submarino es algo todavía insólito para el ser humano, con multitud de especies y lugares aún por descrubrir.

Los encuentros positivos y la interacción con la vida marina es algo excitante que genera una estimulante sensación de conexión y bienestar, lo cual podría estar también relacionado con la disminución del estrés, la liberación de determinadas hormonas y el estímulo de la confianza.

5. Formar parte de una comunidad mundial

El componente social es uno de los beneficios más tangibles de formar parte de la comunidad del buceo, además de ser posiblemente el que más nos aporte a nivel emocional.

Sabemos que el ser humano es un animal social, y que desarrollar relaciones y vínculos de calidad con otras personas es un componente fundamental para tener una vida plena y gratificante. En este sentido, bucear hace que nos sintamos parte de una comunidad mundial que no tiene límites ni fronteras. Allá donde vayas, conocerás a gente de todo tipo, con la que podrás congeniar más o menos, pero con la que te une algo tan gratificante como es la pasión por el buceo y el mundo submarino.

Y en el mejor de lo casos, forjarás amistades nuevas con gente que, si no fuera por el buceo, quizás no hubieras conocido de otra manera.

Ahora es tu turno, escríbenos a hola@housereef.com y cuéntanos tu experiencia personal, ¡estamos deseando escucharte!

¿Te ha gustado este artículo? Compártelo para que pueda llegar a más gente.

Nota de House Reef: Todo lo anteriormente expuesto son opiniones personales o redacciones independientes de nuestros redactores, basadas en su experiencia y su propio conocimiento sobre la materia. Si algo no se ajusta a la realidad o si tienes una opinion distinta al respecto, y te gustaría hacérnosla saber, entonces, por favor, no dudes en ponerte en contacto con nosotros.

TODAS NUESTRAS CATEGORÍAS

ÚNETE AHORA A HOUSE REEF

Blog de buceo

Guías completas

Viajes y Ofertas

Crea comunidad

ARTÍCULOS DESTACADOS