Los miedos más habituales a bucear y cómo superarlos

El submarinismo es un deporte que puede suscitar cierto recelo entre aquellas personas que aún no han tenido la oportunidad de probarlo, ya que muchas lo perciben como una actividad que, pese a lo bonita que pueda parecer, puede estar llena de posibles peligros.

El miedo a bucear es algo muy normal

Tener miedo a bucear es algo normal, tanto en aquellos que quieren probarlo como en los que incluso ya lo han practicado alguna vez. En definitiva, nos estamos exponiendo a un medio totalmente nuevo en el que los seres humanos no estamos preparados para vivir de forma natural. No tenemos branquias que nos permitan respirar, ni tampoco la capacidad locomotora de los habitantes del mundo submarino que nos permita desplazarnos como pez en el agua, así que vamos a necesitar de cierta ayuda para poder adaptarnos a este medio completamente nuevo.

Sin embargo, es por ello que bucear es un deporte totalmente distinto a cualquier otro, ya que te permite explorar un mundo que, de otro modo, no llegaríamos a explorar jamás: el mundo submarino. Teniendo en cuenta que los océanos cubren aproximadamente el 70% de la superficie terrestre, las posibilidades que se abren ante nosotros son infinitas. Además, la práctica del submarinismo tiene unos efectos enormemente beneficiosos para nuestra salud, tanto física como mental.

Los océanos cubren el 70% de la superficie de la tierra, por lo que superar tus miedos a bucear te puede abrir un mundo enorme de posibilidades (Foto de Ian Schneider en Unsplash)

¿Cuáles son los miedos más habituales?

El miedo a respirar bajo el agua

Es, sin duda, el principal temor. Y no es para menos, ya que los seres humanos no estamos capacitados para respirar de forma natural debajo del agua. Sin embargo, esto hace años que se convirtió en un problema meramente técnico que vamos a poder solucionar con nuestro equipo de buceo. Y vamos a poder respirar debajo del agua igual que lo hacemos en superficie, aunque con una salvedad: vamos a tener que respirar por la boca.

¿Sabes qué significa SCUBA? Es el acrónimo, en inglés, de Self Contained Underwater Breathing Apparatus. Por tanto, practicar scuba diving, que tanto lo habrás oído, significa precisamente bucear con un aparato que me permita respirar debajo del agua de forma autónoma e independiente.

Los equipos de buceo de hoy en día están técnicamente muy desarollados, lo cual nos va a garantizar un correcto suministro de aire durante la inmersión. Además, es importante entender que vamos a recibir formación específica sobre cómo respirar y cómo usar nuestro regulador (lo que nos da aire y va en nuestra boca) debajo del agua.

El buceo, a pesar de ser considerado un deporte de riesgo, es un deporte muy seguro con una tasa de accidentes muy baja. Si te pones en manos de un buen centro de buceo, con buenos profesiones, y las cosas se hacen como se tienen que hacer, las probabilidades de que te pase algo (como quedarte sin aire) son muy bajas.

Imágen de un manómetro mostrando la presión a la que se encuentra el tanque (foto de iStock)

El miedo a quedarse sin aire y ahogarse

Una vez que ya sabemos que vamos a poder respirar con normalidad debajo del agua, el temor más habitual es el de quedarnos sin aire durante la inmersión. ¿Y qué pasa si me quedo sin aire? ¿Qué hago? ¡Me voy a ahogar!

Una vez más, es lógico que tengamos miedo a quedarnos sin el aire que necesitamos durante el buceo. Sin embargo, es algo que también tiene una solución muy sencilla. Y no es otra que una correcta gestión del buceo, tanto por nuestra parte como por parte del profesional con el que nos vamos a bucear. Aunque si estamos buceando por primera vez, será principalmente responsabilidad del profesional con el que estás buceando que no suceda nada grave durante la inmersión.

Lo primero que debemos entender es que no es algo real pensar que, de repente y sin previo aviso, vamos a quedarnos sin aire durante el buceo.

En primer lugar, la botella porta una enorme cantidad de aire que, bien gestionada, nos va a permitir estar bajo el agua durante un buen rato. Y, en segundo lugar, vamor a poder ir viendo y comprobando constantemente, a través de nuestro manómetro, cuánto aire nos queda en el tanque.

El miedo a quedarse sin aire durante un buceo sería equiparabe al miedo a quedarse sin gasolina en el coche la primera vez que vamos a conducir después de sacarnos la licencia o durante un viaje largo. Seguro que estamos todos de acuerdo en que es tan sencillo como asegurarnos de tener el depósito lleno y de ir comprobando el nivel de gasolina durante el trayecto. Lo normal es que, antes de quedarnos a cero y tener un disgusto innecesario, paremos a repostar en una gasolinera, ¿no?

Por tanto, en el momento que consideremos oportuno, podemos terminar el buceo o gestionarlo de la mejor manera que consideremos oportunda. De hecho, lo habitual es asegurarnos salir del agua con una cantidad razonable de aire aún en la botella. Es decir, tenemos todas las herramientas necesarias para poder gestionar nuestro buceo de una forma segura y razonable.

Quedarnos sin aire debajo del agua es sin duda una situación indeseable y que debemos evitar a toda costa, y es lógico sentir miedo. Sin embargo, debemos recordar que es algo fácilmente evitable y enormemente inusual, por lo que el miedo a no poder respirar o ahogarse debajo del agua nunca debería ser una limitación para no bucear.

El miedo a que nos ataque la vida marina o morir devorado por un tiburón

Otro de los miedos más habituales es el pavor que sentimos ante la idea de un posible ataque debajo del agua, ya sea por un tiburón blanco, un pulpo o un pez del tamaño de una mandarina.

Una vez más, es normal sentir temor ante una situación así. Sin embargo, hemos de entender que es un miedo relativamente irracional, más fruto de la ignorancia o de la fantasía, que de la estadística. ¿Por qué? Porque los ataques a buceadores son practicamente inexistentes.

Bucear con tiburones es algo habitual y una experiencia única (foto de Gerald Schömbs en Unsplash)

¿Cómo podemos minimizar el riesgo de un ataque durante el buceo?

En primer lugar, lo más importante es mostrar respeto. No tener miedo a un ataque no significa no tener respeto por el medio marino y los animales que lo habitan. De hecho, se trata de todo lo contrario. Hemos de ser conscientes de que, cuando buceamos, somos meros invitados en un medio que no es el nuestro. Y por tanto, hemos de mostrar respecto absoluto por la fauna y la flora con la que nos encontramos, los verdaderos habitantes del medio marino.

En segundo lugar, el conocimiento y la preparación son clave. Es muy importante saber qué nos vamos a encontrar y qué hacer en caso de tener un encuentro con animales que pueden inspirar cierto temor, como tiburones, mantas o pulpos gigantes. Esto será trabajo, en parte, del profesional con el que nos vamos al agua, ya que será éste el encargado de hacernos un buen briefing de la inmersión en el que posibles encuentros de vida marina es un aspecto clave.

En tercer lugar, hemos de ser conscientes de nuestra habilidades y de nuestra destreza debajo del agua. Tener una buena flotabilidad es un aspecto clave para reducir el riesgo de posibles daños con el entorno.

Si, por ejemplo, es nuestra primera vez y aún no controlamos bien nuestra flotabilidad, tendremos que tener cuidado de no tocar el fondo marino y hacernos daño con un erizo de mar, no tocar determinados tipos de peces que pueden ser venenosos o incluso cortarnos con un coral. Es decir, hemos de tener sentido común y dejarnos guiar por el profesional del buceo que nos acompaña.

El miedo a que nos exploten los oídos

Otro miedo muy habitual es el de cómo va a afectar la presión a mi cuerpo y, más concretamente, a mis oídos. Es entonces cuando nos surje el temor a que literalmente nos exploten los oídos debajo del agua, sintiendo un terrible dolor y causando un daño irreparable a nuestro organismo.

Lo cierto es que, una vez más, es un miedo que se soluciona con una buena formación y algo de entrenamiento. De hecho, los oídos y cómo adaptarnos a los cambios de presión es uno de los temas principales al iniciarnos en buceo recreativo y algo que, en condiciones normales de salud, no debería de suponer un problema para bucear.

¿Qué sucede en nuestros oídos durante el buceo?

Durante el buceo, la presión a la que estamos expuestos va a ir aumentando progresivamente a medida que aumentamos la profundidad. Por tanto, es correcto afirmar que nuestro cuerpo se va a ver sometido a una mayor presión de la que está acostumbrado. Y por ende, nuestros oídos, que van a tener que irse adaptando progresivamente a este cambio de presión.

Durante el descenso, vamos a tener que compensar nuestros oídos. Es decir, asegurarnos de que la presión interior (en el oído medio) es igual a la presion exterior (oído externo), para así no sufrir el dolor que causaría un desequilibrio de presiones.

Compensar los oídos, el por qué (su explicación física) y técnicas de compensación es una de las primeras cosas que aprenderás cuando te inicies en el buceo recreativo. En condiciones normales da salud y con la formación adecuada, no deberías tener problema en compensar tus oídos.

Indudablemente, no siempre es posible compensar el oído (por distintos motivos, como puede ser un resfriado fuerte), en cuyo caso tendrías que cancelar el buceo. Pero, ¡ojo! Esto es algo que a todos los que buceamos habitualmente nos ha pasado alguna vez o incluso bastantes veces, por lo que no debería de suponer un desaliento o una desmotivación si te llegase a suceder a ti. Como todo, compensar el oído es algo que se puede entrenar y que, en condiciones normales de salud, vas a poder llegar a hacer sin ningún problema.

El miedo a que me guste demasiado

Este es, de lejos, el mejor miedo que puedes tener. Y de todos los que hemos hablado anteriormente, el que goza de mayor fundamento. Porque el buceo es un deporte único que enamora a millones de personas. Así que ya sabes, ¡supera tus miedos y a bucear!

¿Te ha gustado este artículo? Compártelo para que pueda llegar a más gente.

Nota de House Reef: Todo lo anteriormente expuesto son opiniones personales o redacciones independientes de nuestros redactores, basadas en su experiencia y su propio conocimiento sobre la materia. Si algo no se ajusta a la realidad o si tienes una opinion distinta al respecto, y te gustaría hacérnosla saber, entonces, por favor, no dudes en ponerte en contacto con nosotros.

TODAS NUESTRAS CATEGORÍAS

ÚNETE AHORA A HOUSE REEF

Blog de buceo

Guías completas

Viajes y Ofertas

Crea comunidad

ARTÍCULOS DESTACADOS